SEGUNDA ETAPA: El Molinillo

Un pasaje de calidad importante.

Es el primer instrumento de transformación del producto a disposición del barman: del café en grano al café molido. Su importancia es esencial para conseguir una buena taza de café espresso.

Las muelas no tienen larga duración y es aconsejable su sustitución después de haber molido aproximadamente de 350/400 kg. de café para aquellas que son planas, y de 600/800 kg. para aquellas que son cónicas.

Deje ver al consumidor una campana transparente y bien limpia, para que vea que cuida la calidad de la mezcla del café. Esto es un indicio de gran profesionalidad del barman: la limpieza periódica de la campana y el dosificador es una operación de rutina obligatoria.